Pobreza y precariedad provocan más contagios y muertes

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin

Comparativo de datos en EU, España y Reino Unido comprueban que a la población vulnerable golpea más la pandemia por COVID_19.

Una multitud de factores conspiran para exponer a las poblaciones vulnerables de forma fatal ante el coronavirus. La falta de recursos, la precariedad laboral, las enfermedades previas, las viviendas humildes; son elementos interconectados que multiplican el riesgo. Es algo que ha pasado siempre con cada pandemia o enfermedad emergente.

Daniel Prieto-Alhambra, de la Universidad de Oxford, que también ha observado este patrón racial y social en el Reino Unido, sugiere que la escasez de ingresos “puede limitar la capacidad de las personas para tomar decisiones informadas y libres sobre autoprotección, viéndose obligadas a elegir trabajos con mayor riesgo intrínseco de contagio”. Además, determinadas profesiones mal pagadas —convertidas en esenciales por la pandemia— obligan a desplazarse en transporte público. Las zonas del sur de Madrid, las más afectadas, son también las que registraban más movimientos durante la cuarentena. En cambio, según datos del INE, los barrios ricos fueron los que mejor se confinaron.

“La tasa de mortalidad del virus no es tan alta como la tasa de mortalidad del 100% por no comer”, ironiza Usama Bilal. Este epidemiólogo estudia la salud en ciudades de EE UU y ha observado que los habitantes de barrios ricos se han realizado hasta seis veces más test para el coronavirus que en barrios pobres. Y aun así, en estos últimos el porcentaje de positivos en estos últimos es mayor. En el Reino Unido, las personas de zonas desfavorecidas tienen hasta cuatro veces más probabilidades de dar positivo, según un estudio publicado en The Lancet Infectious Diseases. “No teletrabajan. Si hay un contagio, no se pueden aislar en casa, con un solo baño o incluso conviviendo varias familias juntas”, señala Bilal.Todos los especialistas advierten de que atender a los más vulnerables es esencial para vencer a la pandemia: “O nos centramos en la salud de toda la población o no vamos a salir de esta nunca”.

A eso se añaden las condiciones médicas previas. Las personas con menos recursos tienen peor salud, sufren más enfermedades crónicas, precisamente las que convierten en población de riesgo frente al coronavirus: hipertensión, diabetes, colesterol, obesidad, etc. Un estudio de la Universidad de Boston muestra que las personas con bajos ingresos tienen casi el doble de probabilidades de sufrir uno o más factores de riesgo frente a la covid que aquellos con más recursos. “Las desigualdades se multiplican: tienes más enfermedades y por tanto más posibilidades de que sea fatal”, resume Gullón, vocal en la Sociedad Española de Epidemiología. Borrell añade otro factor: la información sanitaria. “Con más formación y nivel socioeconómico tienen más capacidad de recibir los mensajes, de integrarlos, de cumplirlos; las clases sociales también se ven en la educación sanitaria”, apunta.

Lo que advierten todos estos especialistas es que atender a los más vulnerables es esencial para vencer a la pandemia. “No es una queja para resolver la desigualdad, es que el virus va a seguir con nosotros si no lo resolvemos. O nos centramos en la salud de toda la población o no vamos a salir de esta nunca”, advierte Franco. El caso de Singapur es claro. Fue uno de los países que mejor respondió inicialmente, pero olvidaron los gigantescos núcleos de residencias del extrarradio en las que se hacinan cientos de miles de obreros inmigrantes. Eso provocó un fuerte rebrote que ha obligado a tomar las medidas drásticas que no se tuvo que adoptar al comienzo. “Esta debe ser una lección para todo el mundo”, advierte Legido-Quigley, de la Universidad Nacional de Singapur. “Vamos a ver más brotes de este tipo, también en España. Debemos estar pendientes de los grupos vulnerables, me preocupa que no se esté pensando en esto. Necesitamos datos para adelantarnos y actuar si detectamos una zona de riesgo”, reclama.

Bilal, que está estudiando las desigualdades en salud en toda América, va un poco más allá: “El coronavirus se irá algún día, pero la desigualdad sigue ahí y seguirá siendo foco de enfermedades. Es la epidemia que nunca acaba”.

Comparte en:

Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

También puede interesarte

Relacionadas

Últimas Noticias

Recibe las últimas noticias

Suscríbete a nuestro boletín informativo semanal.

Mantente al día con las noticias más importantes del momento. 

Redes de La Patria MX

UNAM COVID 19